Uncategorized

Como Hacer Un Árbol de Problemas

El árbol de problemas ayuda a analizar una situación existente, mediante la identificación de los problemas y sus relaciones con las causas principales. La salida es un acuerdo gráfica de problemas de diferenciados en función de “causa” y los efectos “”, unidos por un núcleo o centro de coordinación. Esta técnica ayuda a entender el contexto y la interrelación de los problemas y las posibles repercusiones al proyecto dirigido al tema específico. El “árbol de problemas” es a menudo seguido de un “árbol de objetivos”. Los problemas se convierten a través de simples cambios de redacción en objetivos específicos, y el gráfico a continuación muestra una “relación medios-fines. Por ejemplo, “la falta de agua suficiente” se convierte en “mejorar el agua de suministro”. Estos objetivos proporcionan una base para el proyecto y definición del programa. El “Árbol de problemas” nunca es estático o casi nunca, es diferente para cada circunstancia/problema, es una herramienta para ampliar el pensamiento del determinante definitivo. Por ejemplo, “la falta de agua suficiente” podría ser una “causa” o “un efecto”. Dependiendo de la situación y el grupo de participantes, y los objetivos del proyecto, las tareas siempre serán diferentes para cada caso. Pasos a elaborar el árbol de problemas
  1. Enumerar todos los problemas que vienen a la mente. Los problemas deben ser cuidosamente identificados: Deben ser los problemas existente, no es posible imaginarlos o los que vendrán en el futuros. El problema es una situación negativa existente, no es la ausencia de una solución.  
  2. Identifique un problema central (lo cual puede suponer considerables ensayo y error antes de decidir por uno).
  3. Determine cuáles son los problemas de “causas” y que son “efectos”.
  4. Organizar jerárquicamente las causas y efectos, es decir, ¿Cómo las causas se relacionan entre sí? – que lleva a la otra, etc.
  5. Ejemplo:
Pasos detallados:
  1. Enumerar todos los problemas que vienen a la mente. Analizar e identificar los que se consideren que son los principales problemas de la situación analizada.
 Como se dijo anteriormente, la identificación y el análisis de problemas es el primer paso para la identificación de los objetivos estratégicos de desarrollo. Además, este tipo de análisis es el que se utiliza para la identificación de alternativas de solución a un determinado problema; y constituye, por tanto, la primera fase de un proceso de planificación. La “identificación” de ideas, es una etapa muy importante. Por lo general, la tendencia es que, más que analizar problemas, lo que se hace es proponer, a priori, soluciones. Son comunes frases como:
  • Lo que aquí hace falta es un hospital;
  • Hay que construir una escuela;
  •  La ausencia de medicamentos ha incrementado los casos de diarrea;
  •  Es necesario construir un nuevo centro polideportivo para disminuir la delincuencia juvenil.
Aseveraciones como estas, corresponden a propuestas de soluciones, pero sin tener una cabal comprensión de cuál es el asunto que se quiere resolver y si, en realidad, ellas se ajustan y corresponden a la problemática que se quiere solucionar. Es conocido que si se identifica bien el problema que aqueja a una determinada comunidad, de partida se tiene un gran porcentaje de la solución del mismo; y es por ello que es importante hacer hincapié en esta fase, que además nos conducirá a identificar los objetivos de desarrollo. Lluvia de ideas: Procedimiento:
  1. Elegir un facilitador que anotará las ideas (se debe promover la intervención de todos los integrantes).
  2. Anotar en un rotafolios la frase que representa el problema que se estudiará y establecer un tiempo límite (20 o 30 minutos).
  3. Pedir a los participantes que piensen en el problema y digan en pocas palabras sus ideas al respecto. Verificar que la contribución no se repite.
  4. El facilitador anotará todas las ideas sin emitir juicio alguno. Es muy importante, en esta primera fase, la ausencia de crítica y autocrítica; inguna persona debe hacer comentarios sobre las ideas expresadas, ni positivos, ni negativos.
  5. Al cabo del tiempo establecido (se puede extender si hubiere más ideas) se procede a agrupar las ideas (si se considera necesario), se analizan y se les clasifica según su importancia, o bien, se jerarquizan.
  6. Discriminar las duplicaciones existentes, los problemas no importantes y aspectos no negociables.
Variantes:
  1. Se concede un tiempo razonable (20 o 30 minutos) para que cada participante registre sus ideas y después se exponen, uno por uno.
  2. Al finalizar la fase de expresión, se pueden someter a votación las ideas para asignarles un número que refleje su grado de importancia.
  3. Se definen las acciones correctivas, para lo cual se puede utilizar nuevamente la Lluvia de ideas.
  2. A partir de esta primera “tormenta de ideas”, se establece cuál es, a juicio del grupo, el problema central que nos afecta. En este caso según el ejemplo anterior del árbol de problemas “La falta de suficiente agua potable es el problema central”
Preguntas a formular: Respuestas y datos
1. ¿Quién se afecta?
2. ¿Cuál es el problema específico?
3. ¿Cuándo ocurre?
4. ¿Dónde ocurre?
5. ¿Con qué frecuencia ocurre?
6. ¿Cuál es la magnitud del impacto?
3. Determinar cuáles son los problemas de “causas” y que son “efectos”. a. Anotar las causas del problema central detectado. b. Definir los efectos más importantes del problema en cuestión, de tal forma de analizar y verificar su importancia. Se trata, en otras palabras, de tener una idea del orden de gravedad de las consecuencias que tiene no resolver la problemática que se ha detectado y que hace que se amerite la búsqueda de soluciones   4. Organizar jerárquicamente las causas y efectos, es decir, ¿Cómo las causas se relacionan entre sí? – que lleva a la otra, etc. Es Diagramar el árbol de causas y efectos asociado al problema.
  1. Revisar la validez e integralidad del árbol dibujado todas las veces quesea necesario.
Para la elaboración del árbol de causas y efectos se sugiere seguir las siguientes recomendaciones:
  1. Un problema no es la ausencia de su solución, sino un estado existente negativo;
  2. Centrar el análisis de causas y efectos sólo en un problema central;
  • No confundir el problema con la falta de algo.
Autor: Lic. Julio Cesar Clase. Descarga el documento en el siguiente link:
Show More

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close