Estilo de vida

El Éxito una mezcla de La inteligencia emocional y la inteligencia intelectual

Cuantas veces hemos escuchado que personas que creemos son muy inteligentes comenten tontería y media con su vida… son antisociales, les cuesta trabajo relacionarse o simplemente con esta inteligencia y lucidez mental no logran o consiguen lo que otros con inteligencia “promedio” tienen.

¿Por qué a algunas personas les va mejor en la vida que a otras? ¿Por qué algunas, con alto coeficiente intelectual y que se destacan en su profesión, no pueden aplicar esta inteligencia en su vida privada, que va a la deriva, del sufrimiento al fracaso? ¿Y por qué otras con un alto Coeficiente Intelectual terminan trabajando para otras que tienen un CI más bajo, pero que saben conectarse, influir y relacionarse mejor?

“Las emociones son el origen de “transformaciones mágicas del mundo”… Juan-Paul Sartre

INTELIGENCIA INTELECTUAL:

Es definida como la capacidad para comprender y razonar, aunque varios autores le dan a la definición un matiz diferente.

William Stern: “La capacidad de adaptarse a condiciones nuevas”.
Stoddard: “La habilidad para aprender ciertos actos, o para ejecutar otros nuevos que sean funcionalmente útiles”.

“Cualquiera puede ponerse furioso, eso es fácil
Pero… estar furioso con la persona correcta, en la intensidad correcta,
En el momento correcto, por el motivo correcto y de la forma correcta,
Eso no es fácil”                     Aristóteles

INTELIGENCIA EMOCIONAL

Quienes acuñaran esta expresión, Peter Salovey y Jhon Mayer la describían como “una forma de inteligencia social que implica la habilidad para dirigir los propios sentimientos y emociones y las de los demás, saber discriminar entre ellos y usar esta información para guiar el pensamiento y la propia acción”

“Lo que hacemos es resultado directo no sólo de qué y cómo pensamos, sino también de qué y cómo sentimos.”, Warren Bennis

Habilidades Prácticas de la Inteligencia Emocional

1) Propenden a nuestro bienestar psicológico, base para el desarrollo armónico y equilibrado de nuestra personalidad.

2) Contribuyen a nuestra buena salud física, moderando o eliminando patrones y/o hábitos psicosomáticos dañinos o destructivos, y previniendo enfermedades producidas por desequilibrios emocionales permanentes (angustia, miedo, ansiedad, ira, irritabilidad, etc.).

3) Propenden a las soluciones creativas y fomentan el trabajo en equipo

4) Crean un clima de confianza en el entorno laboral, haciendo más participativas y voluntariosas las labores de los empleados

“La función de un líder es elevar las aspiraciones de las personas y liberar sus energías para que traten de realizarlas.”, David Gergen

No somos responsables de las emociones, pero sí de lo que hacemos con las emociones. Jorge Bucay

Les dejo un par de test muy interesantes para que se auto-evaluen y midan su propia inteligencia emocional e intelectual…

Autor: Julio Clase

Tags
Show More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close